14 jun. 2009

La Fórmula Time es pionera en el periodismo

El periodista costarricense Eduardo Ulibarri catalogó a la Fórmula Time como la creadora del periodismo interpretativo, y brindó reconocimiento a sus creadores por haber revitalizado una profesión que estaba en crisis.

Henry Luce y Britton Hadden crearon el 3 de marzo de 1923 una revista que pretendía organizar el flujo noticioso llamada Time, con la cual se desarrolló una línea de trabajo investigativo que le entregaba al público una información más profunda.

En el libro Periodismo para nuestro tiempo, Ulibarri narra cómo estos empresarios, para alcanzar su objetivo, crearon grupos de periodistas especializados en la investigación y documentación.

Este sistema se llamó Fórmula Time y sentó precedente para que otras reconocidas revistas estadounidenses como la Newsweek y la US News and World Report desarrollaran el periodismo interpretativo poniendo un poco de su propia cosecha.

La Newsweek, por ejemplo, optó por una mayor sobriedad.
Estos cambios fueron aplicados a los periódicos y así fue como nació realmente el Periodismo Interpreativo.

Por eso es que los periodistas, sobre todo en América, agradecen a las revistas Time, Newsweek y US News el poder profundizar más en los diversos aspectos de las noticias.

Actualmente, el Interpretativo es uno de los estilos de periodismo más usados por la prensa nacional e internacional.

“ (La revista Time) creó un estilo que permanece hasta nuestros días y se ha extendido a una gran cantidad de países”, indicó Ulibarri.

7 may. 2009

PERIODISMO RURAL

La pregunta es existe este tipo de periodismo?

Cuando era una adolescente de 12 annos empecé a estudiar periodismo radiofónico para titularme como corresponsal de una radio comunal, fue ahí cuando me di cuenta que existe un diferente tipo de periodismo, uno que no se refiere a los grandes medios de comunicación, uno al que no se le suelen otorgar premios nacionales y menos internacionales, un periodismo cuyo contexto no es la gran ciudad sino el área rural.

Un periodismo dedicado en su mayoría a los medios alternativos y a los públicos pequennos, donde quienes se dedican a esta labor suelen ser gente de pueblo, en su mayoría periodistas por vocación y no por profesión es decir, son personas que suelen trabajar en nuestro campo porque lo consideran una buena fuente de servicio comunal aunque no tengan un título universitario al respecto.

O periodistas que después de estudiar en la ciudad regresan a su pueblo a poner en práctica todo lo aprendido. Gente que crea sus propios medios o trabajan en microempresas de comunicación como radios o periódicos locales.

Existe un periodismo de cooperación e información comunal que sirve a la misma gente del pueblo, para que hagan escuchar sus opiniones, sus quejas y sus críticas hacia las organizaciones y los políticos que tienen el deber de sacar adelante el lugar.

Una labor periodística directa, fuerte, sin tanta estética y lujo, carente de algunos recursos (sobre todo financieros) pero de bastante funcionalidad y principalmente hecha con muchas ganas, donde el público meta es también el productor del material.

Es decir, paralelo al mundo laboral de los grandes y famosos periodistas que trabajan para los también grandes y famosos grupos de comunicación existen profesionales dedicados al periodismo rural, ese que se realiza en las calles de los pueblos humildes de nuestro país y no en las oficinas de ejecutivos en la capital.

A ellos un agradecimiento de corazón por cumplir con una de las responsabilidades más importantes de nuestra profesión, porque tienen el tiempo y la dedicación necesaria para hacer los trabajos y las notas que a otros se nos olvida realizar. Gracias colegas!

16 abr. 2009

LA LABOR DE UN CORRECTOR DE ESTILO

PORQUE LA PERFECCIÓN SE ENCUENTRA EN LA REVISIÓN...



¿Cuán importante es la redacción en la labor de un periodista? Probablemente su herramienta más básica y fundamental. Un periodista antes que nada debe ser escritor y filósofo: Pensar, analizar, críticar y escribir.


Pero muchas veces, los periodistas no encuentran la mejor manera de expresar con palabras lo que piensan o las conclusiones de sus trabajos investigativos y cuando finalizan su nota, requieren de una persona que tenga el conocimiento y la capacidad para corregir ese texto con el fin de mejorarlo.


Ah lo poco agradecidos que solemos ser con los Correctores de Estilo. Esas personas que hacen que una simple redacción periodística se transforme en una obra literaria de gran valor.


No se debe ser mediocre ni “arrecostados”, la perfección en el trabajo tiene que ser el objetivo final de cualquier periodista y tampoco podemos ser tan ególatras de creer que un simple borrador está listo para publicarse.


Como yo misma he descubierto con el paso del tiempo, no importa cuántas veces revises tu artículo, siempre habrá algo que mejorar.


Y encontrar ese algo en ocasiones lo hace mejor una segunda persona, alguien que se muestre más lejano a la pasión que te llevó a decidir escribir sobre ese tema.


El Corrector de Estilo es nuestro maestro y guía, quien le pone el envoltorio a nuestro regalo para el público: Un buen escrito no es nada, aunque su tema sea de gran valor y su enfoque original y creativo, sino cuenta con una buena presentación, ortografía, léxico, estructura, morfología, sintáxis, claridad, concisión y eliminación de vicios.


Es por esta razón que yo propongo que cuando se publique una nota que pasó por el escritorio de un Corrector De Estilo, al lado de donde dice “escrito por” diga también “corregido por”, puesto que un diamante en bruto quizá no se aprecie igual que uno pulido y preparado para brillar con luz propia.


Además hay que ser sinceros, existen casos donde prácticamente el que más trabajó en una noticia o ensayo fue el Corrector de Estilo, puesto que el periodista no tiene el talento o el tiempo para fijarse en los detalles o tan simple como para escribirlo de la manera adecuada.


Así que gracias a todos los Correctores de Estilo que no nos dejan, como lectores cotidianos de periódicos y revistas que somos, descepcionarnos de lo que leemos, o por lo menos no tanto.

28 feb. 2009

PERIODISMO POSITIVO

¿Qué es noticia? Esa es la pregunta que todos los que estudiamos periodismo nos hacemos siempre.

Y nos dicen: Noticia es aquello que resulta relevante para la sociedad, que afecta a muchos, que es de interés público, que es distinto, notable.

Y entonces es ahí donde me cuestiono... Un accidente de tránsito (como los que ocurren en mi país cada minuto), un asesinato (de los que hay miles a toda hora y en todo lugar), un SUCESO es más noticia que la inauguración de una empresa que dará empleo a cientos de personas?

¿Es más noticia que las actividades culturales que representan a nuestro pueblo y que realizamos con tanto amor? Los SUCESOS ¿Son más noticia que las cosas buenas de la vida?

Me doy a la tarea de escribir esta entrada porque siempre he sido una defensora implacable de la idea de que apesar de todo, aunque se diga que el diario más vendido es el que no sale pintado de amarillo para no, que solo lo malo es digno de escribirse en un diario, aun hoy en día existe un PERIODISMO POSITIVO.

Un periodismo donde el éxito, el esfuerzo, la creatividad, la modernidad, la alegría, la celebración, la cultura, el estilo de vida, la salud, el bienestar, la felicidad sean NOTICIA.

Un periodismo NO light pero si optimista, renovador. Un periodismo que conspire contra la monotonía y la tristeza, el rencor, la guerra, la muerte.

Yo creo en un PERIODISMO QUE DE VIDA, QUE LA CELEBRE Y LA EXALTE.

Le exijo a los colegas del periodismo que se tomen el tiempo de ver en la sonrisa de la gente, un motivo para escribir.

Que observen en el arcoiris que sale después de una fuerte lluvia, una metáfora de la fortaleza de la naturaleza (tanto humana como no) para reiniciar y levantarse con energía y "glamour" al final de una mala racha.



El honor de ser periodista no se debe confundir con la capacidad para criticar al mundo y recalcarle solo lo malo que hace, también debemos presentar aquello que es objeto de festejo, aquello a lo que podemos llamar POSITIVO.