14 jul. 2013

Un diplomado mexicano para mí :)

Este lunes inicio una experiencia única y maravillosa que espero me permita crecer como profesional y como persona; un diplomado del Tecnológico de Monterrey, patrocinado por FEMSA, que pretende promover al periodista como agente del desarrollo social y como líder en su comunidad y país.


En el diplomado, aprenderé sobre investigación periodística, periodismo económico, habilidades de negociación, liderazgo periodístico, ética profesional y cultura de la legalidad.

Se trata de una oportunidad para compartir sobre nuestra visión del periodismo con colegas de toda América Latina, especialmente de Colombia, Brasil, México y Argentina.


Serán ocho meses de estudio, donde pondremos en práctica todo lo que aprendimos en la Universidad mediante la aplicación en nuestra labor cotidiana.

No obstante, en mi caso particular, tengo una gran responsabilidad pues mi jefe hizo hace poco el mismo diplomado y obtuvo título de honor, con lo que ahora me siento obligada a sacar también muy buenas notas a pesar del poco tiempo con que cuento para estudiar.


Eso sí, confío en que mediante este diplomado pueda acercarme más a la visión del periodismo que tanto me apasiona; un periodismo que da voz a los que no tienen, que busca ahondar en los fenómenos sociales que nos envuelven, siendo crítico, inteligente y directo.

Para mí, no hay nada mejor que el periodismo que se enfrenta a la violación de los derechos humanos, que busca la equidad, que interpreta y profundiza en el contexto político, económico y social de cada país.



Por esa razón, existen periodistas que admiro mucho y espero algún día llegar a encontrar mi espacio en el universo, tal y como ellas. No quiero ser una copia de ninguna de ellas, pero deseo aprender lo que pueda de las grandes maestras de mi profesión y desarrollar mi propio carácter y estilo. Ser, finalmente, una periodista auténtica y exitosa. 


El periodismo ha sido desde hace unos años, el gran amor de mi vida. Es y seguirá siendo la causa de mis mayores alegrías. Cada gira de prensa, cada reportaje, cada entrevista, cada cobertura, cada nota, me hace agradecer a la vida por la profesión que elegí, pero aspiro a que mi trabajo tenga un efecto mayor que sólo producirme satisfacción personal. 

Anhelo que mi trabajo me lleve a conocer mundo, me brinde nuevas y valiosas amistades y le cambie la vida, aunque sea en lo mínimo, a quienes me rodean. Tal y como me la cambió a mí.